Varices-Insuficiencia venosa

Podemos definirla como: dilataciones venosas que se caracterizan por impedir que la sangre retorne de forma eficaz al corazón (insuficiencia venosa). Se producen por una alteración de las válvulas venosas, que al no cerrarse como es debido, hacen que la sangre se acumule en las venas, haciendo que se dilaten. Las más habituales son en los miembros inferiores.

 

Aproximadamente el 50 por ciento de las mujeres y el 40 por ciento de los hombres padecen de algún tipo de problema venoso. Las venas varicosas afectan a la mitad de las personas de 50 años o más.

 

Tipos:

Varices: aquellas venas dilatadas, enlongadas y tortuosas, localizadas en tejido subcutáneo de al menos 3 mm de grosor en posición erguida.

Venas reticulares: son de color azulado, a nivel subdérmico generalmente tortuosas y con diámetro entre 1-3 mm

Telangiectasias o arañas vasculares: confluencia de vénulas intradérmicas de menos de 1mm (C1)

              

 

Los factores que causan las varices son entre otros los siguientes: edad, embarazo, flebitis o anomalías genéticas en las venas, insuficiencia venosa, cambios hormonales, exposición al sol, algunos traumatismos, sobrepeso y factores hereditarios.

 

Los síntomas más frecuentes son tirantez, hormigueo, dolor, quemazón, calambres, hinchazón, sensación de pesadez, picor, cansancio.

Estos síntomas aumentan con el calor, a lo largo del día y se alivian con el descanso y la elevación de las piernas.

 

Como signos o manifestaciones visibles podemos encontrar venas dilatadas (varices o telangiectasias), edema o hinchazón, cambios tróficos como hiperpigmentación del pie ( la piel a nivel del tobillo se pone oscura) , cambios tróficos (piel más fina) y se puede llegar a presentar úlceras venosas en las pierna.

 

 

 

 

 

CLASIFICACIÓN DE LAS VARICES

Para el diagnóstico nos basaremos en:

  • Historia clínica: Historia personal y familiar, sintomatología y valoración de factores de riesgo.
  • Exploración clínica: presencia de varices, edema, perímetro de la rodilla y pantorrilla, valoración de lesiones tróficas y úlceras
  • Estudio venoso con ecografía doppler.

 

En nuestra clínica le haremos todo este diagnóstico, estudiando además el sistema arterial para detectar si hubiera otros problemas de circulación, orientándole al tratamiento más adecuado para usted, ya que los distintos tipos de varices pueden precisar distintos tipos de tratamiento.

 

Tratamiento

  • Medidas higiénico-dietéticas.
    • Evitar estar sentado o de pie de manera prolongada.
    • No utilizar ropa o calzado apretado.
    • Evitar el sobrepeso.
    • Elevar las piernas, duchas de agua fría.
    • Utilización de medias de compresión.
    • Caminar.
  • Tratamiento farmocológico.
  • Tratamiento quirúrgico/ endovascular/ esclerosis.
    • Cirugía clásica:
      • Stripping: incisiones en los extremos de la vena, se introduce un dispositivo que al extraerlo arrastra la vena.
      • Flebectomía: pequeñas incisiones en la trayectoria de la vena que va a ser eliminada.
      • CHIVA: se hace desaparecer los flujos de sangre inadecuados en las venas, para ello se realizan incisiones interrumpiendo los flujos en sentidos contrarios al normal, para conseguir la desaparición de síntomas y disminuir las varices.

  • Terapia endovenosa:
    • Térmica: reducción y y obliteración de la vena afectada por la aplicación de energía calórica. Se inserta una sonda en la vena y se va extrayendo poco a poco al tiempo que se aplica la energía calórica. Puede ser mediante: láser, radiofrecuencia y vapor de agua

  • Química-ESCLEROSIS: inyección de una sustancia en el interior de la vena, agente esclerosante, que produce una lesión del interior de la vena conduciendo a una reacción inflamatoria, fibrosis y posterior cierre y desaparición de la misma. Puede ser líquida (pequeñas venas) o con espuma (cualquier vena).

En nuestra clínica se le realizará un estudio exhaustivo, aconsejándole la mejor opción para su patología venosa.

 

 

ESCLEROSIS DE VARICES

 

La esclerosis vascular consiste en la inyección en el interior de una vena varicosa de una sustancia esclerosante que provoca la irritación de la pared interna de la vena y una posterior fibrosis provocando la desaparición gradual de la variz. Se utilizan diferentes concentraciones según el tamaño de la variz.

 

El producto utilizado habitualmente es el etoxiesclerol (polidacanol), utilizándolo en forma líquida o en forma de espuma.

 

Es un procedimiento ambulatorio, que utilizando una aguja fina se introduce  en las varices una inyección de líquido o espuma  esclerosante, el cual actúa sobre las paredes de las venas, inflamándolas en un primer momento y haciéndolas desaparecer finalmente. Durante el procedimiento y posteriormente el paciente podrá sentir una ligera sensación de quemazón.

 

Esclerosis con espuma:

Se inyectan los esclerosantes no de forma líquida sino como espuma.

Para conseguir este cambio en el estado de los esclerosantes, se manipulan con distintas técnicas. Al tener forma de espuma, el esclerosante consigue un contacto mayor, consiguiendo un  mayor efecto.

 

En ocasiones será preciso utilizar la ecografía, es decir, inyectar un producto esclerosante en la luz de una vena varicosa bajo visión ecográfica, ya sea puncionando directamente o a través de un catéter endovenoso.

Si las venas son muy finas utilizaremos lupa de aumento y en resto de casos utilizaremos el transiluminador que aumenta la eficacia para pinchar dichas venas.

 

Una vez finalizado el tratamiento el paciente deberá llevar medias de compresión para favorecer el mismo sin precisar ningún tipo de ingreso.

 

La efectividad del tratamiento se observa entre 4 y 8 semanas y suelen precisar varias sesiones. Se aconseja no tomar el sol, ni depilación tras el tratamiento de manera inmediata.

 

Como efectos secundarios podemos comentar como más frecuentes enrojecimiento de la zona tratada, hematomas, pigmentación de la piel y en ocasiones reacciones alérgicas.

 

Llamar